Panorama Acuicola 

English | Español

Langosta Espinosa – Una Nueva Especie de Cultivo

Noticias del día09 de agosto de 2017

La langosta espinosa, o alternativamente conocida como la langosta o cangrejo de río, son una familia de alrededor de 60 especies de crustáceos achelate, de la Decapoda Reptantia que se encuentran dentro de la clase Malacostraca.

A pesar de que superficialmente se asemejan a las langostas verdaderas en términos de forma, con su dura carcasa  y exoesqueleto, los grupos no están estrechamente relacionados. Las langostas espinosas pueden ser identificadas por sus largas y espesas antenas, su falta de garras en los primeros cuatro pares de patas (aunque las hembras de la mayoría de las especies tienen una pequeña garra en su quinto par) y por una fase larval especializada llamada phyllosoma.

Las especies típicamente tienen un caparazón ligeramente comprimido, carente de crestas laterales. Sus antenas carecen de un escapho cerite y del isópodo aplanado de la antena. Esto se fusiona con la epistoma (una placa entre el labrum y la base de la antena). El flagelo, en la parte superior de la antena, es robusto, afilado y muy largo.

Las piernas ambulatorias (pereiópodos) terminan en garras

Las langostas se encuentran en casi todos los mares cálidos, incluyendo el Caribe y el Mediterráneo, aunque son particularmente comunes en Australasia. Tienden a vivir en grietas de rocas y arrecifes de coral, sólo ocasionalmente se aventuran a comer durante la noche.

A veces emigran en grupos muy grandes en filas a través del fondo del océano, las cuales  podrían ser de hasta 50 langostas. Las langostas espinosas navegan utilizando el olor y el sabor de sustancias naturales en el agua que pueden cambiar en diferentes áreas del océano. También se descubrió recientemente que las langostas espinosas podrían navegar detectando el campo magnético de la Tierra.

Se ponen en contacto unas con otras utilizando sus largas antenas y hasta pueden disuadir a los potenciales depredadores con ellas,  frotándolas contra una parte lisa de su exoesqueleto y creando un fuerte chirrido. Este ruido es producido por vibraciones de fricción – pegado y deslizamiento, similar a los materiales de caucho deslizante contra superficies duras. si bien muchos  insectos utilizan mecanismos de vibración por fricción para generar sonido, este mecanismo acústico particular es único en el reino animal. En particular, este sistema no se basa en la dureza del exoesqueleto, lo que significa que pueden seguir produciendo ruidos disuasorios, incluso en el período posterior a una muda cuando están en su etapa más vulnerable

Aunque las especies suelen mantenerse juntas, estudios recientes indican que las langostas sanas se alejan de las infectadas, dejando a las enfermas que se defiendan  por sí mismas.

Curiosamente, las langostas espinosas, que son una fuente de alimentos económicamente significativa, particularmente en las Bahamas, donde son unos de los mayores alimentos de exportación, han tenido su registro fósil a partir del descubrimiento en 1995 de un fósil de 110 millones de años cerca de El Espiñal en Chiapas, Méjico. Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México nombraron  al fósil Pallnurus palaecos y reportan que está más cerca de los miembros del género Palinurus que viven actualmente de las costas de África.

Recientemente salió a la luz en las noticias un interesante informe sobre la langosta de roca del sur, la cual muestra una gran  resistencia a los efectos del cambio climático. El estudio, llevado a cabo durante 25 años, investigó los aspectos ambientales que influyen en el establecimiento de la especie en las localidades australianas y encontró que la pesquería en su conjunto está mostrando una amplia resiliencia a las corrientes marinas cambiantes, la temperatura del agua y los patrones de viento.
Autor: Zasha Whiteway-Wilkinson

Fuente: International Aquafeed/ http://www.aquafeed.co/langosta-espinosa-cultivo/



Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones