Panorama Acuicola 

English | Español

Adaptación tecnológica para el cultivo de ostión C.gigas en la costa del Pacífico tropical mexicano

Noticias del día24 de febrero de 2004

De diciembre del 2000 a mayo del 2001 se realizó un cultivo piloto de C. gigas en la Bahía de Tangolunda, Mpio. de Sta. Ma. Huatulco, Oaxaca, México. Amparado por la "autorización de acuicultura didáctica" otorgada por CONAPESCA (AAD/DGA-001/2001), y se utilizó un sistema de línea larga sumergida (dinámica).

Este trabajo tiene, por un lado, el propósito de analizar si la temporada de surgencias dentro del Golfo de Tehuantepec (noviembre a mayo) provee a la porción marina de condiciones propicias para la producción de organismos filtroalimentadores mediante acuicultura, como el ostión del Pacífico C. gigas y otros moluscos bivalvos del Pacífico mexicano, que transformen la producción primaria del ecosistema a biomasa aprovechable de forma directa para el consumo humano. Por otro lado, tener un punto de comparación para futuros cultivos de ostras nativas del Pacífico tropical, mediante técnicas adaptadas al ecosistema marino particular.

Por: Saúl J. Serrano Guzmán1, M. Nicolás Vite García2, Ángel Cuevas Aguirre3 y Denhi Salinas Ordaz4.

De diciembre del 2000 a mayo del 2001 se realizó un cultivo piloto de C. gigas en la Bahía de Tangolunda, Mpio. de Sta. Ma. Huatulco, Oaxaca, México. Amparado por la "autorización de acuicultura didáctica" otorgada por CONAPESCA (AAD/DGA-001/2001), y se utilizó un sistema de línea larga sumergida (dinámica). Ver: Panorama Acuícola Magazine, mayo/junio 2002.
Se espera que, conforme se multiplique y escale este ensayo exitosamente, se alcance el punto de equilibrio económico que permita operar en forma rentable granjas ostrícolas marinas, que coadyuven en la búsqueda de alternativas para el desarrollo de las actividades productivas en la costa de Oaxaca y muy posiblemente del Pacífico tropical.

El sistema de línea larga sumergida a media agua
Durante mayo del 2000 se diseñó, construyó e instaló una línea larga de 300 metros de longitud total, con 168 m efectivos para el cultivo y una capacidad para soportar hasta 20 toneladas de peso suspendido (como en los cultivos comerciales de la costa del Pacífico de la Península de Baja California). Desplantadas del lecho marino a 21 - 26 m de profundidad y mantenidas en posición vertical mediante muertos y anclajes, cada una de las nueve "patas" del sistema permitieron que "la línea madre" se mantuviera a 12 - 13 m de profundidad en la posición adecuada, mediante flotadores de plástico de 200 l de capacidad y dos tensores distales. De esta forma, cuando en la superficie del mar se formen olas de 3 a 5 m de altura, la energía hidrodinámica que se transfiera al nivel de la "línea madre" no perjudique el buen desarrollo del cultivo de ostión, o de otros moluscos bivalvos que sean de interés para su cultivo
(Figura 1).

Para cuantificar el crecimiento somático y el índice de condición, y para evaluar la mortalidad, de cada densidad se tomaron por triplicado muestras quincenales (06/01/01 y 17/01/01), se obtuvo al azar 60 individuos por tratamiento (de tres de los pisos de tres redes piramidales), con el cuidado de reponerlos con juveniles de la última red, mantenida a la misma densidad de cultivo para no alterar las densidades preestablecidas.

La siguiente etapa fue el cultivo intermedio (Figura 1) (27 días, del 2 de febrero al 1° de marzo del 2001), cuando los ostiones provenientes de la crianza, fueron transferidos de las redes piramidales a redes cilíndricas de cinco pisos con 6.0 mm de luz de malla (0.28 m2 por piso), con un área total para cultivo de 1.4 m2. Las densidades de cultivo preestablecidas para esta etapa fueron:
Baja: 500 ostiones por piso (1785 organismos por
           m2), dentro de tres redes cilíndricas.
Media: 750 ostiones por piso (2678 individuos por
              m2), en tres redes cilíndricas.
Alta: 1000 ostiones por piso (3571 ostiones por
           m2), mantenidos en tres redes cilíndricas.

El crecimiento y supervivencia de los ostiones durante esta etapa se cuantificó al mes (1°/03/01), sobre una muestra por triplicado de 20 ostiones de cada uno de tres pisos de la misma red; es decir, se analizaron 60 ostiones por tratamiento, que fueron sustituidos por la misma cantidad de ostiones proveniente de uno de los pisos de la misma red y tratamiento.

La última etapa que se evaluó fue la engorda (Figura 1) (56 días, del 9 de marzo al 4 de mayo del 2002), cuando los ostiones mantenidos en el cultivo intermedio fueron transferidos a redes cilíndricas similares a las anteriores (0.28 m2 por piso), pero con 9.0 mm de luz de malla, lo que permitió un mejor flujo de agua a través de la red. Las densidades de cultivo preestablecidas para esta etapa fueron:
Baja: 125 ostiones por piso (446 por m2), 
           mantenidos dentro de siete redes cilíndricas.
Media: 250 ostiones por piso (892 por m2), dentro
              de siete redes cilíndricas.
Alta: 500 ostiones por piso (1785 por m2), en
          siete redes cilíndricas.

El crecimiento en longitud, peso fresco y peso seco, se cuantificó mensualmente (05/04/01 y 04/05/01), siguiendo el procedimiento ya descrito, como también el "grado de gordura" de los animales evaluado a través del índice de condición; así como el porcentaje de mortalidad en cada fecha de muestreo, y para cada una de las etapas del cultivo.

Crecimiento, índice de condición y mortalidad de C. gigas en cultivo
Durante la crianza de semilla el crecimiento en longitud más favorable se obtuvo con 750 a 1000 ostrillas por red (4690 a 6250 juveniles por m2), y 42 días de crianza a estas densidades limitaron el crecimiento de la semilla (Figura 3); sería apropiado que esta etapa durara cuando mucho un mes. Durante el cultivo intermedio, el cambio de artes de cultivo proveyó mayor espacio, y los ostiones alcanzaron un crecimiento exponencial en talla, lo que favoreció a los ostiones que se cultivaron a densidades de 750 organismos por piso (2678 individuos por m2);

Imagen

Imagen

quienes, al igual que los cultivados a otras densidades, iniciaron un crecimiento exponencial en peso (Figura 3) que se prolongó durante la engorda. Un mes de cultivo intermedio es suficiente para que los ostiones pasen a la engorda.

El cultivo intermedio resultó importante, porque permitió hacer una primera selección entre las densidades que favorecieron el mejor crecimiento (500 a 750 ostiones por piso), a partir de donde sería recomendable iniciar la engorda con 250 a 500 piezas por piso (892 a 1785 ostras por m2). Independientemente de la densidad de cultivo, hacia el final de la engorda se hizo evidente una disminución del crecimiento en talla (Figura 3). Esto muestra que el crecimiento en longitud está llegando a su etapa asintótica, no así en peso fresco, donde aún es exponencial e indica que un desdoble de las densidades iniciales a 125 - 250 ostiones por piso sería necesario durante la engorda de C. gigas, ya que mantener 500 ostiones por piso limita el crecimiento en biomasa (Figura 3).

Durante la crianza de semilla el índice de condición más alto correspondió a la densidad de 500 ostrillas por red, seguido por la de 750 juveniles por red (Figura 4). Como resultado del crecimiento exponencial en talla y del lento incremento de carne dentro de las valvas, el índice de condición decae durante la crianza y en el cultivo intermedio (Figura 1), pero se incrementa tras la ganancia de peso al inicio de la engorda, principalmente con 125 y 250 ostiones por piso; aunque también se incrementa su variabilidad, principalmente cuando se mantienen 250 ostiones por piso (Figura 4), esto evidencia que los ostiones mantenidos a baja densidad (446 individuos por m2) tienen pesos frescos e índices de condición mayores que los cultivados a alta densidad (1785 ostiones por m2).

Durante la crianza la mortalidad natural fue muy baja (1.9% a 2.3%), se incrementó durante el cultivo intermedio (7.8% a 8.9%) sin que fueran evidentes diferencias asociadas a las densidades de cultivo. En la engorda la mortalidad de los ostiones mantenidos a 125 ostiones por piso (446 individuos por m2) fue de 1.4% a 16.6%, mientras que donde se mantuvieron 250 ostiones por piso (892 organismos por m2) la mortalidad fue de 4.3% a 5.8%, y donde existían 500 ostiones por piso (1785 ostras por m2) se tuvo una mortalidad natural de 2.0% a 2.8%. En general durante el desarrollo del cultivo (133 días) la mortalidad natural representó entre el 11% al 27% de la mortalidad total.

Durante la engorda la mortalidad asociada al manejo, donde había 125 y 250 ostiones por piso, representó el 20% de la mortalidad total, mientras que donde se mantuvieron 500 ostiones por piso llegó a ser de hasta el 60% de la mortalidad total. Se incrementó sustancialmente el riesgo y las pérdidas asociados al manejo ostrícola, esta situación estuvo asociada a la curva de aprendizaje y deberá disminuir en la medida en que las labores de limpieza y mantenimiento de las artes y estructuras de cultivo sean más rutinarias (semanal durante la aclimatación y crianza y quincenal durante el cultivo intermedio y la engorda).

Recapitulación
Durante la temporada de "Tehuanos" el Golfo de Tehuantepec provee las condiciones apropiadas (baja temperatura y suficiente seston y biomasa fitoplanctónica) para obtener un rápido crecimiento y mínima mortalidad del ostión del Pacífico C. gigas, quien después de 5 meses de cultivo intensivo, utilizando el sistema de "línea larga sumergida a media agua", con artes de cultivo suspendidas, alcanzó la talla precomercial (7 a 8 cm).

La biotécnica utilizada indica que, manejando densidades de 750 a 1000 ostrillas por red piramidal, con luz de malla de 3 mm (aproximadamente 4700 a 6200 semillas por m2) la crianza de semilla duró un mes, antes de empezar a limitar el crecimiento de los juveniles. Posteriormente, si durante el cultivo intermedio (con ostiones de 2 a 3 cm) se manejan densidades de 250 a 500 ostiones por piso de red cilíndrica, con luz de malla de 6 mm (aprox. 900 a 1800 ostiones por m2), la etapa puede concluir también en un mes, favoreciendo un crecimiento exponencial en la talla de los ostiones, que empiezan a incrementar su peso.

La engorda inicial de C. gigas fue favorecida cuando se manejaron de 500 a 250 ostiones por piso de red piramidal, con luz de malla de 9 mm, y resultó evidente que ostiones de talla precomercial de 7 a 8 cm, concluyeron más favorablemente su engorda cuando las densidades de cultivo disminuyeron a la mitad (250 a 125 ostras por piso, aprox. 450 a 900 ind por m2). Ostiones de talla comercial (9 a 11 cm., 70 a 90 g de peso fresco total y 12 a 15 g de pulpa) deberán mantener densidades de 5 a 6 docenas de ostiones por piso, con el objeto de que se facilite su mantenimiento y venta.


M. en C. Saúl J. Serrano Guzmán1
serrano@angel.umar.mx
Profesor - investigador de la Universidad del Mar, en el campus Puerto Ángel.

Biól. Mar. Metodio Nicolás Vite García2
Egresado de la UMAR, actualmente cursa su maestría en Acuacultura en la Universidad Autónoma de Baja California Sur

Oceán. Ángel Cuevas Aguirre3
cuevas@angel.umar.mx son
Profesor - investigador de la Universidad del Mar, en el campus Puerto Ángel.
 
M. en C. Denhi Salinas Ordaz4
denhisa@mexico.com
Asesora de la regiduría de Pesca y Acuacultura del actual gobierno Municipal de Santa María Huatulco, Oaxaca.

 

Siembra, aclimatación y etapas de cultivo

El período en el que se realizó el cultivo piloto de C. gigas coincidió con la época de estiaje, y estuvo bajo la influencia de las surgencias asociadas a los "Tehuanos" del Golfo de Tehuantepec. Esto favoreció temperaturas bajas y homogéneas en la columna de agua, principalmente de diciembre del 2000 a febrero del 2001 (Figura 2).

Se sembraron 37 000 semillas certificadas sanitariamente (provenientes de la empresa Acuícola San Quintín, S. A de C. V. en Baja California), que se aclimataron del 15 al 22 de diciembre (siete días) suspendidas de la "línea madre". Se colocaron 1000 ostrillas dentro de cada red piramidal de 0.16 m2 de base (0.4 m x 0.4 m) y 3.0 mm de luz de malla (Figura 1). A partir de una muestra de 100 semillas se evaluó la talla promedio (5 ± 1.5 mm) y la mortalidad asociada al manejo y al traslado desde su lugar de origen (0.7%).

Posteriormente, se realizó la crianza de la semilla del 22 de diciembre del 2000 al 2 de febrero del 2001 (42 días). Los juveniles de ostión se colocaron dentro de 48 redes piramidales, que formaron módulos de cuatro redes que se suspendieron de la "línea madre" (Figura 1), en donde se colocaron tres diferentes densidades de cultivo:

Baja: 16 redes con 500 ostrillas  por red 
           (3125 individuos por m2), en cuatro
            módulos.

Media: 16 redes con 750 ostrillas por red (4690
               juveniles por m2), dentro de cuatro
               módulos.
Alta: 16 redes con 1000 semillas por red (6250
          organismos por m2 ), en cuatro módulos.



Boletín de noticias

Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones