Panorama Acuicola 

English | Español

El lento crecimiento de la acuicultura mundial, un problema de talento y capacidad

Editorial01 de agosto de 2016

Considerando la capacidad de desarrollo tecnológico que se tiene actualmente, incrementar la producción acuícola de peces marinos no depende de sortear barreras que enfrenten a los científicos y técnicos a lo desconocido, o a realizar descubrimientos sorprendentes que nadie anticipe.

La maricultura de peces parece un reto desafiante para la industria acuícola mundial. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés | SOFIA 2014), la producción acuícola anual de peces realizada en ecosistemas marinos apenas representa el 12 % (4.6 millones de t) de lo que se produce en la acuicultura continental de peces (36.3 millones de t).Aun si sumamos la producción anual de crustáceos y moluscos a la producción de peces marinos, la producción acuícola continental mundial sigue siendo superior por más de 14 millones de t.Considerando la capacidad de desarrollo tecnológico que se tiene actualmente, incrementar la producción acuícola de peces marinos no depende de sortear barreras que enfrenten a los científicos y técnicos a lo desconocido, o a realizar descubrimientos sorprendentes que nadie anticipe. Lo que hace falta es inversión para desarrollar los procesos productivos con base a la puesta en práctica de tecnologías existentes, de una manera determinada, en la que permitan la producción controlada y eficiente de diversas especies marinas que ya se han venido identificando con potencial de cultivo.Habitando un planeta en donde el 71 % de su superficie está cubierta por agua, y de este porcentaje el 96.5 % es agua salada, tener una producción acuícola de peces marinos de tan solo el 12 % del total, no hace mucho sentido y, por otro lado, pone en evidencia el potencial que esta industria puede llegar a tener.Valdría la pena revisar los planes de inversión y desarrollo que los gobiernos se plantean año con año en materia acuícola, y ponderar si estas inversiones son las más adecuadas en un horizonte de largo plazo. La maricultura debería ser la prioridad y la inversión debería ser privada, el potencial económico lo justifica, pero se requiere de talento y capacidad para realizar estas gestiones.



Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones