Panorama Acuicola 

English | Español

Fondos para soportar la innovación, modernizar y ampliar la planta productiva y para disminuir la carga administrativa; se requieren en el sector acuícola latinoamericano

Editorial01 de febrero de 2016

La producción de algunas especies ha pasado de unas cuantas miles de t anuales, a varios millones de t por año en poco más de 10 años de desarrollo.

La acuicultura es una apuesta a ganar, si se hace con el debido conocimiento y en el lugar adecuado, no hay forma de perder. Es una novedosa industria que promete ser más eficiente en la producción de proteína de origen animal para el consumo humano que lo que es actualmente el pollo, el cerdo o el ganado bovino, y que tiene un mercado insatisfecho que crece día a día, sumando los huecos que van dejando las pesquerías cada vez menos productivas.Ha sido la industria pecuaria con mayor crecimiento en el mundo durante los últimos 25 años consecutivos. La producción de algunas especies ha pasado de unas cuantas miles de t anuales, a varios millones de t por año en poco más de 10 años de desarrollo.La reciente participación de varios consorcios de empresas pecuarias multinacionales en la acuicultura, comprando, fusionando y absorbiendo empresas acuícolas en todos los continentes, da cuenta del reciente interés que está generando esta industria en los radares de inversión de estas empresas.En la carrera por la autosuficiencia alimentaria y la competitividad del sector alimenticio en el mundo, los países latinoamericanos podrían tener ventajas significativas en comparación con otras naciones que no gozan de climas y ambientes tan propicios para el desarrollo de productos acuícolas, como las costas y lagunas de Centro y Suramérica.Los gobiernos de estos países bien podrían decidir invertir en el desarrollo de empresas acuícolas locales, a través de fondos especiales creados para esta industria, que permitan a las empresas ya existentes, y a otras nuevas que estarán por venir, desarrollarse y modernizarse tecnológicamente para que estén a la altura de los desafíos alimenticios que estaremos enfrentando en las próximas décadas, según lo han pronosticado varias organizaciones internacionales, entre ellas la FAO y el Banco Mundial, en lugar de dejar ir a las empresas más sobresalientes al libre mercado mundial en donde pueden terminar incorporándose a consorcios empresariales que no necesariamente tengan las mismas expectativas de crecimiento y desarrollo que las de los gobiernos y las sociedades locales de donde se formaron esas empresas.En este orden de ideas, la Unión Europea anunció el 10 de diciembre del 2015 la disponibilidad de EUR$1,013 millones (USD$1,104 millones) para fortalecer la industria acuícola local, tan solo de Irlanda y de Francia, promoviendo el desarrollo de sus comunidades costeras. Otros Fondos para objetivos similares han sido anunciados recientemente por el gobierno de los EE.UU., y de Canadá, y hay otros países que se están sumando a esta lista.Parece que todos se están preparando para enfrentar los retos futuros. Los gobiernos de América Latina podrían enfrentar las consecuencias de no prestar la atención debida a un sector que puede incrementar sustancialmente la producción de alimentos de una manera sostenible y más eficiente.



Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones