Panorama Acuicola 

English | Español

Blog

Editorial de mayo 2010

¿Es posible el desarrollo de la maricultura en Sonora?

03 de mayo de 2010

La maricultura, entendiendo ésta como el cultivo de peces y crustáceos en jaulas en el mar o en sistemas de recirculación en tierra, conlleva grandes desafíos tecnológicos que aportan un valor importante a la producción, más allá de los grandes capitales que se requieren para su implementación.

Yo creo que sí, pero sin duda requerirá de mayores inversiones que lo que significó el desarrollo de la camaronicultura y también de un mayor desarrollo tecnológico e industrial. Es en realidad un segundo paso en el desarrollo de la industria acuícola en Sonora, sin embargo las condiciones para que este paso se dé, aún no se han podido conjugar.

Creo que el principal factor que ha influido negativamente para que este segundo paso no se concrete en Sonora, a pesar del desarrollo de la camaronicultura desde hace más de 15 años, es la falta de un cambio en la mentalidad de la propia industria, incluidos productores, técnicos, investigadores y agencias de gobierno.

El cultivo de camarón en estanques de tierra en forma semi-intensiva, como se desarrolla en Sonora, es un cultivo con un grado de dificultad tecnológico relativamente bajo. Su barrera de entrada se reduce prácticamente a los montos de inversión, pero no existe una barrera tecnológica, ni un desarrollo tecnológico que lo distinga de otras industrias y que le dé valor a la producción. De ahí su rápido crecimiento, no sólo en Sonora, sino en todo el mundo, que ha terminado por afectar los precios de camarón en los mercados internacionales.

La maricultura, entendiendo ésta como el cultivo de peces y crustáceos en jaulas en el mar o en sistemas de recirculación en tierra, conlleva grandes desafíos tecnológicos que aportan un valor importante a la producción, más allá de los grandes capitales que se requieren para su implementación.

Son proyectos que no se pueden evaluar con la misma perspectiva como se evalúan los proyectos de cultivo de camarón, y esto me parece que ha sido el principal factor para el lento desarrollo de la maricultura en Sonora.

A pesar de ser un estado líder en producción acuícola en México, con un cluster acuícola desarrollado (laboratorios de producción de pie de cría para los cultivos de camarón, plantas de alimento, plantas procesadoras y empresas comercializadoras), solamente hay dos o tres proyectos buscando la diversificación en maricultura, y estos avanzan contra todo tipo de críticas y descrédito realizadas por el resto de la industria.

Como era de esperarse, la idiosincrasia latina sobresale y “nadie puede tener una mejor idea que yo”, por lo tanto, la descalificación a cualquier proyecto “novedoso” que implique un cambio de paradigma del cerrado acuicultor sonorense no se hace esperar; el proyecto es desacreditado por definición y sin discusión.

Bien valdría la pena que se permitieran pensar, por lo menos unos minutos, en las posibilidades que podrían ofrecer a la industria acuícola de Sonora si alguno de estos proyectos diera el resultado que plantea. Y entonces analizar el proyecto bajo la perspectiva de “cómo sí” se puede llevar a cabo, a costa de lo que sea, como todos los grandes esfuerzos se realizan. Alguna vez el director de una granja de rodaballo en España, con una inversión de más de 10 millones de euros para producir 4 o 5 mil toneladas por año, me comentó: “Nosotros estamos en el negocio de cultivar especies de alta barrera tecnológica y alto valor en el mercado, así tenemos 15 años para explotar el cultivo sin competencia. Especies como el camarón o la tilapia no nos interesan”. En ese entonces, comercializaban el rodaballo entero fresco de 2 a 3 kilos por pieza con un valor de diez euros por kilo.

  • Primero
  • « Anterior
  • Siguiente »
  • Último

Archivo

2017


2016


2015


2014


2013


2012


2011


2010


2009


2008


2007


2005


2004


2003




Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones