Panorama Acuicola 

English | Español

Blog

Editorial de julio 2008

Los beneficios de la crisis mundial de alimentos

31 de julio de 2008

Por fin, el dinero regresa al campo. La agricultura y las actividades pecuarias, estuvieron en un proceso de descapitalización crónico durante décadas, en donde toda alternativa de negocio era mejor que invertir en el campo. El valor de las cosechas cayó a niveles impredecibles y los que aún ganaban dinero prefirieron invertir en otro tipo de actividad económica desviando recursos económicos y humanos. Como resultado miles de hectáreas fueron abandonadas en diversos países del mundo, principalmente en los de economías emergentes, en donde sus habitantes rurales emigraron hacia las ciudades o a otros países en la búsqueda de mejores oportunidades. Y cómo no iba a pasar esto si la producción agrícola y pecuaria no sumaba más del 4% del PIB mundial.
 
El dinero no estaba en el campo, había migrado hacia la economía del conocimiento del siglo XXI.
 
Mientras que en 1960, la producción de materias primas agrícolas y pecuarias tenía un valor equivalente al 30% del PIB mundial, a finales del 2007 el valor de la producción agropecuaria mundial apenas representó solamente el 4%. Ahora, el grueso de la economía mundial está en el sector de servicios, con el 68% y en el sector industrial, con el 29% del PIB mundial respectivamente.
 
Considerando esta información, no es difícil suponer que tarde o temprano se tendría que presentar una crisis mundial de alimentos.  
 
El campo dejó de ser atractivo a la inversión y los capitales emigraron hacia empresas de software, telefonía celular y computación.
 
 Cualquier empresa multinacional de tecnología como IBM o Microsoft tienen ingresos mucho más altos que las empresas que producen alimentos u otras materias primas.
 
Sin embargo, este aumento de la demanda de maíz para la producción de etanol, que disparó los precios de prácticamente todos los commodities mundiales, propiciará que varios capitales regresen al campo, reactivando zonas de cultivo abandonadas y generando riqueza en las áreas rurales.
 
Poco a poco, el aumento en los ingresos de los agricultores gracias a mejores precios de sus cosechas, se verá reflejado en el mejoramiento de la economía local de las zonas de producción, con el consiguiente beneficio de la población genera de la región aledaña.
 
Esta crisis mundial de alimentos no afectará a quienes los producen; los productores agrícolas y campesinos de la mayoría de los países serán beneficiados por aumento en los precios de los granos y los más afectados serán precisamente las empresas de telecomunicaciones que verán mermadas sus ventas, pues después de todo, el ciudadano común preferirá quedarse con el modelo de teléfono viejo en lugar de cambiarlo por uno más reciente, ya que ahora tiene que invertir más en la despensa familiar.
 
Finalmente, el dinero regresa al campo.
  • Primero
  • « Anterior
  • Siguiente »
  • Último

Archivo

2017


2016


2015


2014


2013


2012


2011


2010


2009


2008


2007


2005


2004


2003




Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones