Panorama Acuicola 

English | Español

Cuando la naturaleza habla supera al hombre…Y produce también impactos ciudadanos

Mirada austral01 de agosto de 2016

Los desafíos para la acuicultura chilena parecen haberse ensañado en los últimos tiempos.

Por: Lidia Vidal*

Cuando todavía no terminaban de evaluarse los efectos de una floración nociva de algas que afectó en el primer trimestre a varios centros salmoneros chilenos con impactantes mortalidades por las bajas de oxígeno y la asfixia por el bloqueo de las agallas de los peces, se agregó un evento de marea roja.Se trata de un evento (recién en retirada) que está marcando un antes y un después para muchos de los involucrados. A nivel mundial es el segundo fenómeno en extensión (2015) que afectó la zona conformada por Alaska y California, EE.UU., con la especie Pseudo-nitzschia como causante; en tanto, en Chile ha sido la Alexandrium catenella en una versión especialmente agresiva de altas concentraciones.Pareciera que los hechos superaron al hombre, no solo en los tristes efectos para miles de personas relacionadas con las actividades de cultivo de salmones y bivalvos, sino que la reacción se volvió hacia la búsqueda de culpables, generando movimientos sociales que señalaban la eliminación de salmones en alta mar (debido a la floración previa de otra especie sin relación a la marea roja) como la responsable del tremendo fenómeno de marea roja del que fuimos espectadores.El conocimiento fue superado y ante el sentimiento de los ciudadanos que viven en esas zonas costeras y del archipiélago de Chiloé, los argumentos fueron débiles, demostrando lo parcial del acervo de investigación disponible, ya que la marea roja nunca se había extendido en este Pacífico Sur sino que estuvo contenida en canales y fiordos, entonces ni siquiera había monitoreo o registros en esas amplias zonas. Desde la perspectiva técnica no hubo más opción que esperar a que retrocediera el fenómeno, mientras los estudios oceánicos mostraron que el suceso tuvo una relación directa con el aumento en la temperatura del mar en este año, al igual como se registró en el hemisferio norte.El antes muestra una elite científica —me refiero al reducido número de expertos— que no ha avanzado en desentrañar las amenazas del cambio ambiental provocado por el cambio climático y/o por la interacción de múltiples actividades que dañan el borde costero y las aguas, en un entorno de recursos limitados.En el después, si bien han quedado acciones para construir alternativas de más largo plazo, permanece la pregunta y el desafío de ¿cómo nos ocupamos, en forma global, de la necesidad de generar este conocimiento que se relaciona directamente con la vida y el bienestar del hombre?

Lidia Vidal, es Consultora Internacional en Desarrollo de Negocios Tecnológicos y ha liderado varios proyectos de consultoría y programas de desarrollo en diversos países como Chile, Perú, Argentina y México. Una de las fundadoras de una importante revista internacional sobre pesca y acuicultura, y también directora y organizadora de importantes foros acuícolas internacionales. *lvidal@vtr.net



Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones