Panorama Acuicola 

English | Español

La pesca y la acuicultura, ¿sin futuro o en compás de espera?

Maremoto02 de abril de 2013

La historia de México muestra que al sector pesquero y acuícola los mueve la voluntad política… entendiéndose por “voluntad política” lo que el Ejecutivo decide.


Por: Jorge González de la Rocha

La historia enseña también que el sector ya tuvo una estructura institucional de primera línea (Secretaría de Estado) que permitió alcanzar el nivel de desarrollo y de producción que lo sacó de la ignominia, ha logrado mantenerse -pero no superarse- y mostró claramente las bondades del sector, demostrando aquello de que “para sacarle hay que meterle”. Los entendidos conocen el potencial de la actividad y saben que puede convertirse en contribuyente de privilegio para la seguridad alimentaria, el combate a la pobreza, la creación de empleos, y el mejoramiento de la nutrición; en momentos en que se pone en evidencia que la dieta del mexicano es a todas luces inadecuada,pues encabeza la lista mundial en obesidad infantil y presenta índices crecientes de enfermedades psicosomáticas derivadas de una alimentación errada, la pregunta obligada es: ¿dónde está la tanansiada voluntad política? 

Para los involucrados, cada vez que ocurre un cambio importante en la conducción del país, se renuevan las esperanzas de que la administración entrante voltee hacia el mar, decida hacer uso de los recursos que ofrece para alivio de problemas relacionados con la nutrición del pueblo y apueste por el desarrollo de las zonas costeras y el aprovechamiento responsable y sostenible de los recursos pesqueros en sus dos modalidades: capturas (pesca de extracción) y cultivos (acuicultura).

En esta ocasión, con el regreso del partido más longevo al poder–quien había logrado sacar al sector del ostracismo- y la llegada de un presidente joven con amplios horizontes, tras un largo periodo gris de pocos alientos, se esperaba una inyección de entusiasmo y propuestas interesantes, que le cambiaran favorablemente la fisionomía al sector. El entusiasmo ha sido efímero, y una vez más se nota que la falta de cultura pesquera y acuícola en las altas esferas, ha vuelto a pasar su factura y sólo se destinará un poco de lo poco; poco de reforzamiento, poco de autonomía, poco más de presupuesto y, por ende, pocas posibilidades para crecer. Al menos ha llegado a la cabeza del sector una figura formada en una de sus áreas importantes,dando cierta tranquilidad en que la curva de aprendizaje no sea muy pronunciada y que los problemas cruciales que afectan al sector reciban la atención adecuada. El haber abierto espacios de corresponsabilidad al sector empresarial, despierta curiosidad e incertidumbre,pues habrá que ver si la balanzano se inclina ostensiblemente hacia la pesca comercial, especialmente aquélla con grandes utilidades, con peligro de relegar la acuicultura y la pesca en pequeña escala, que son las áreas con posibilidades de crecimiento y un medio de vida del sector social.

Queda atrás el periodo de los dos sexenios de la alternancia, donde la pesca se administró con óptica partidista y se navegó sobre las olas sin zambullirse, transitando sin pena ni gloria, o con más pena que gloria, sin grandes sobre saltos,pero sin grandes logros. Esos 12 años, sumados a otros periodos de simple mantenimiento y accionar político de varios regímenes anteriores, conforman el periodo gris que dejó pasar la oportunidad de haber hecho crecer la acuicultura, haber modernizado y consolidadola estructura productiva del sector, haber hecho de la ciencia y la tecnología herramientas del ordenamiento pesquero y acuícola que dieran certidumbre al desarrollo responsable y sostenible del sector. 

Lamentablemente, lo visto hasta ahora indica que esta nueva oportunidad va encaminada a alargarla lista de espera para que el país vuelva a tener un sector pesquero y acuícola robusto, participativo y productivo con aportes decididos a la seguridad alimentaria y el combate a la pobreza, el hambre y la malnutrición.

Como diría mi teniente: Malo ’ta Camilo; sigue echao y no tiene cómo ni pa´ cuándo alzarse.



Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones