Panorama Acuicola 

English | Español

Taller regional sobre alimentos acuícolas alternativos de bajo costo

25 de abril de 2017

Los alimentos suplementarios son, en la mayoría de los casos, el insumo más costoso de la producción acuícola, con excepción del cultivo de bivalvos y plantas acuáticas.

Por:Alejandro Flores Nava*

Dependiendo de la escala de producción, los alimentos acuícolas representan entre 48 y 90 % de los costos de producción, con el límite superior de este intervalo incidiendo en los acuicultores de recursos limitados (AREL), micro-productores que en algunos casos operan superficies de cultivo menores a 0.5 Ha.Las principales fuentes de proteína y energía de los alimentos balanceados comerciales empleados en la acuicultura se han convertido en commodities tales como la harina y el acetite de pescado, la soya y el maíz, cuyos precios son dictados por su demanda en mercados globales. En todos los casos el precio de estos ingredientes ha mantenido una tendencia alcista en la última década, situación agravada por la menor disponibilidad de las materias primas. Lo anterior ha presionado al alza el precio de los alimentos acuícolas comerciales. La consecuencia, miles de pequeños productores difícilmente se mantienen por encima del nivel de viabilidad económica y muchos abandonan la actividad. Este fenómeno se ha recrudecido en los últimos 5 años, por lo que existe la inquietud común en todos los países de la región, de generar iniciativas para brindar soluciones sostenibles para fortalecer la autosuficiencia productiva de los AREL.

En respuesta a la solicitud de diversos gobiernos de países de América Latina, la FAO inició un programa regional orientado a generar y ofrecer alternativas, al menos de inclusión parcial, de alimentos acuícolas de bajo costo para pequeños productores. Se implementó un proyecto en 5 países: Guatemala, Costa Rica, Colombia, Paraguay y Argentina. Dos fueron los objetivos fundamentales: i) elaborar un catálogo de sub-productos agropecuarios, industriales y productos agrícolas no tradicionalmente empleados como ingredientes en la fabricación de alimentos, cuyo perfil nutricional los convierte en ingredientes potenciales y ii) formular dietas de bajo costo y experimentarlas directamente en unidades de producción operadas por AREL, analizando comparativamente (en relación a unidades experimentales testigo con balanceado comercial) los principales parámetros de crecimiento, eficiencia alimentaria y costo/beneficio.

El seguimiento de estos bioensayos estuvo a cargo de entidades académicas de los países participantes, mediante un acuerdo con la FAO.Los resultados de cada caso-país fueron presentados en un taller regional que tuvo lugar en Asunción, Paraguay. Participaron investigadores especialistas en nutrición acuícola del Centro de Estudios Marinos y Acuicultura de la Universidad San Carlos de Guatemala; de la Universidad Nacional de Costa Rica; de la Universidad de Los Llanos, Colombia; de la Universidad Nacional de Asunción, Paraguay y del Centro Nacional para el Desarrollo de la Acuicultura de Argentina. Participaron también los productores que operaron directamente los cultivos sometidos a ensayos comparativos.Los resultados han sido por demás alentadores en todos los casos, si bien se evidenció una importante varianza en los indicadores de desempeño acuícola entre los sitios del proyecto.

Las diferencias se explican por factores tales como la heterogeneidad del perfil nutricional de las dietas empleadas en cada sitio; las especies (en Colombia los productores decidieron cultivar cachama- Piaractus brachypomus; en Paraguay se incluyó pacú- Piaractus mesopotamicus y en el resto de los sitios se trabajó con tilapia- Oreochromis spp.; las diferencias ambientales y de manejo. No obstante, además de que se cuenta con al menos 4 catálogos nacionales de ingredientes de bajo costo, potencialmente utilizables en la alimentación acuícola alternativa de bajo costo, algunas de las conclusiones comunes incluyen: la posibilidad real de reducir entre 5 y 65 % de los costos de alimentación acuícola con la inclusión de ingredientes alternativos; la factibilidad de elaborar los alimentos a nivel de granja, con la posibilidad (ya está ocurriendo en Colombia y Argentina) de producir los alimentos alternativos a mediana escala para distribución micro-regional y el incremento en la rentabilidad de las unidades de producción. 



El Dr. Alejandro Flores Nava es Oficial Principal de Pesca y Acuacultura de la Oficina Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) para América Latina y el Caribe. Actualmente se encuentra en Santiago de Chile.



Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones