Panorama Acuicola 

English | Español

El verdadero impacto de Donald Trump en el mercado de los pescados y mariscos mexicanos

En la mira02 de febrero de 2017

Las elecciones celebradas este pasado 8 de noviembre en Estados Unidos fueron un shock para los mercados bursátiles a nivel mundial, generaron una gran incertidumbre de los escenarios que pueden originar las políticas conservadoras del futuro presidente Donald Trump.

Por: Alejandro Godoy*

Muy pocos análisis se han realizado sobre el impacto que pudieran tener las políticas proteccionistas y las modificaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) de América sobre los pescados y mariscos que exporta México hacia ese mercado.

De acuerdo con el Departamento de Comercio de los Estados Unidos, durante el 2015, México exportó alrededor de $600 millones de dólares que representan un volumen de 66,500 toneladas de pescados y mariscos. En el mismo año, Canadá exportó a Estados Unidos $2,960 millones de dólares que representan un volumen de alrededor de 300,800 toneladas de pescados y mariscos. 

El mercado de Estados Unidos representa a grandes rasgos el 60 % del total de nuestras exportaciones de pescados y mariscos; mientras que otros mercados de exportación con una participación importante son Hong Kong (8 %), Japón (7 %), China (5 %), España (4 %); y el resto a otros países. Los principales productos que exportamos, en orden de importancia, son el camarón, atún, langosta, jaiba, pulpo y moluscos bivalvos. En el caso del camarón, exportamos el 90 % de la producción a Estados Unidos, 5 % a Europa y un 5 % a Asia. La principal presentación es en marquetas de camarón (5 lbs), sin cabeza con cáscara. El 95 % del atún se exporta a España y el 5 % restante al resto de Europa. Sin embargo, el levantamiento del embargo hacia Estados Unidos que se hizo desde el año pasado ha permitido iniciar la búsqueda de este mercado en latas, lomos y ahumado principalmente. En el caso de jaibas y cangrejos, México exporta 70 % de su producción a Estados Unidos, 20 % a Corea del Sur y el resto a otros países.

El principal mercado de exportación del pulpo mexicano es Europa, el 50 % se exporta a España, 30 % a Italia, 8 % a Estados Unidos y un 3 % a Japón, mientras que el resto se distribuye en distintos mercados alrededor del mundo. De la producción de moluscos bivalvos, como almejas, mejillones y abulón, se exporta un 30 % a Estados Unidos, 30 % a Hong Kong, 10 % Vietnam, 5 % a Singapur, y el resto a otros países. Si se realizan modificaciones al TLC, los estados que sufrirían un mayor impacto serían los del noroeste de México como Baja California, Baja California Sur, Sinaloa y Sonora, ya que dependen altamente de este mercado. 

Una estrategia para reducir la dependencia al mercado de estadounidense es buscar nuevos mercados, como China, Japón y Europa. Así como mercados no convencionales como Rusia, Emiratos Árabes, Arabia Saudita, entre otros. 

El verdadero esfuerzo se requiere por parte de la Cofrepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios), ya que tenemos muy pocas opciones de países con criterios sanitarios homologados, y esto representa una barrera para las exportaciones mexicanas. No podemos seguir exportando  a Vietnam y Hong Kong para llegar a China, necesitamos una mayor competitividad por parte de nuestras autoridades. Requerimos un plan interinstitucional para mitigar estos riesgos, donde deberán participar Conapesca, Aserca, ProMéxico y Cofepris; y cuyo objetivo sea diseñar planes de contingencia para contrarrestar los efectos que puedan surgir a partir del cambio en barreras arancelarias, o no arancelarias, por parte de Estados Unidos. Por otra parte, se requiere hacer alianzas con las organizaciones de importadores de Estados Unidos, como el Instituto Nacional de Pesquerías (National Fisheries Institute), el cual representa a las principales empresas importadoras. Adicionalmente, existe una nueva ley que puede afectar radicalmente a la industria acuícola y pesquera de México, es la nueva Ley de Modernización de la Inocuidad Alimentaria o FSMA, la cual es una legislación sobre la inocuidad alimentaria, y es la más radical que se haya aprobado en los últimos 60 años. Aunque actualmente solo aplica para la industria de los vegetales y legumbres, se tienen expectativas de que en los próximos años se podría incluir a los pescados y mariscos. 

Esta regulación consiste en cambiar las acciones reactivas a problemas de inocuidad a planes preventivos, su implementación requiere la certificación de proveedores a través de organismos o auditores certificados, el desarrollo de una plataforma para el Análisis de Peligros, la implementación de controles preventivos y el desarrollo de un plan de inocuidad que documente su monitoreo. Me retiro mis estimados lectores, me voy a China Fisheries & Seafood Expo a vender pescados y mariscos mexicanos. 


*Alejandro Godoy es asesor de empresas acuícolas y pesqueras en México y en Estados Unidos. Tiene más de 8 años de experiencia en Inteligencia Comercial de productos pesqueros y acuícolas y ha  desarrollado misiones comerciales a Japón, Bélgica y Estados Unidos. Fue coordinador para las estrategias de promoción y comercialización del Consejo Mexicano de Promoción de Productos Pesqueros y Acuícolas (COMEPESCA), Consejo Mexicano del Atún y Consejo Mexicano del Camarón.alejandro@sbs-seafood.com



Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones