Panorama Acuicola 

English | Español

Blog

El Blog de Artemia Salinas

Es bueno fomentar el consumo de pescados y mariscos, pero también es importante fomentar y asegurar su producción | Sin Comentarios

01 de febrero de 2017

Por: Artemia Salinas

Este año 2016 que termina, la FAO anunció que el consumo mundial de pescado per cápita supera por primera vez los 20 kilogramos anuales, debido a, según indica el reporte, “los mayores suministros procedentes de la acuicultura y a la fortaleza de la demanda mundial”.

En prácticamente todos los países de Latinoamérica, así como en muchos otros países del mundo, los ministerios encargados de la cartera de la pesca y de la acuicultura, han tomado la tendencia de fomentar el consumo de pescados y mariscos, como un estandarte de campaña permanente, en donde van impartiendo declaraciones de los beneficios del consumo de estos productos, e invitando a la población en general a su consumo, tanto en inauguraciones y actos públicos, como en informes y rendición de cuentas en los congresos legislativos.Siguiendo esta tendencia, el 15 de noviembre de 2016 se realizó en la ciudad de Panamá, Panamá el “Foro Sub-Regional sobre la Inclusión del pescado en la alimentación escolar: Generando una estrategia multisectorial para los países de América Central”. Dicho evento fue organizado por FAO, Ministerio de Educación y Ministerio de Salud de Panamá.

El Foro, que se dirigió a las autoridades responsables de los programas de Alimentación Escolar de Belice, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá, tuvo como objetivo: “Conocer experiencias exitosas de incorporación de productos pesqueros en programas de alimentación escolar en países de América Latina y el Caribe”.

Sin menospreciar este esfuerzo, ni mucho menos, me parece que a la par habría que organizar también foros para que se analice interinstitucionalmente cómo producir mas pescados y mariscos en la región, y en toda América Latina, porque a la postre, el aumento del consumo de pescados y mariscos, resultará en un aumento de las importaciones de los commodities de la acuicultura mundial, léase: tilapia, basa, camarón y salmón, que terminarán incrementando el déficit alimentario de cada país, importando productos que, como el caso de la tilapia y el bagre, bien podrían producirse localmente.Los ministerios de pesca y acuicultura de Latinoamérica deberían poner más atención a sus cuadros técnicos de profesionales, principalmente en materia de producción acuícola. El hecho de que la discusión de las agendas de estos ministerios esté cargada hacia la promoción del consumo de pescados y mariscos, en lugar de estar orientada hacia la producción e industrialización de estos productos, especialmente en la región latinoamericana que tiene un rezago reconocido en materia de producción acuícola, no es más que un síntoma de la falta de profesionales de la acuicultura en los cuadros directivos de estos ministerios.

Hay muchos factores que explican esta ausencia de profesionales de la acuicultura en los organigramas de estas instituciones de gobierno.

Uno pude ser el hecho de que los técnicos y productores acuícolas, no son dados a la política, están ensimismados con su trabajo de campo, que no prestan atención a las relaciones sociales entre políticos que los pudieran invitar a ocupar algún puesto de importancia para toma de decisiones en la burocracia. 

Por otro lado, el político que llega a ocupar puestos de dirección en los ministerios de pesca y acuicultura, no tiene por su parte, el conocimiento y la experiencia necesaria para poder distinguir de entre sus colaboradores, o aún afuera de la institución, quién realmente es una persona que pueda desarrollar técnicamente un departamento para acelerar la producción acuícola del país en turno, y caen fácilmente en manos de charlatanes habilidosos y consecuentes que lejos de promover la producción, se vuelven un obstáculo al terminar siendo víctimas de sus propios cuentos y mentiras creyendo que lo saben todo, y ahuyentando a los que realmente sí conocen del tema.Una posibilidad para romper este círculo vicioso, puede ser que estos puestos técnicos para el desarrollo e industrialización de la acuicultura, se concursen por terceros a nombre de la institución pública. A través de una convocatoria abierta, realizada por una o varias empresas especializadas en reclutamiento de personal, se podría seleccionar a los profesionales que pueden sentar las bases para el desarrollo acuícola y la industrialización de la producción correspondiente en cada país de la región latinoamericana. Y entonces sí, ¡a promover el consumo!  

Desorientación política y falta de interés, las causas del rezago acuícola de Latinoamérica | Sin Comentarios

01 de diciembre de 2016

Por: Artemia Salinas
Para que la acuicultura pueda crecer en Latinoamérica y, por tanto, genere beneficios socioeconómicos y de salud pública, deben superarse diversos obstáculos a través de, por ejemplo, la creación y puesta en marcha de políticas públicas y estrategias eficaces de desarrollo respaldadas por programas de investigación sólidos, y el intercambio de información y conocimientos en los planos local, nacional y regional.

Para generar esas políticas públicas y estrategias eficaces, se requiere que las personas que ocupen los puestos públicos de representación en los parlamentos y en los cargos gubernamentales de los países latinoamericanos tengan conocimiento, talento y liderazgo en el tema, situación que por lo general no sucede. La industria acuícola de estos países debe ser sensata y correlacionar el lento crecimiento que ha tenido el sector en los últimos 30 años, con la mediocridad con la que ha gestionado el sector público el crecimiento de la producción acuícola en la región. Es casi imposible imaginar como Asia ha incrementado su producción acuícola de pescados y mariscos en los últimos 30 años en más de 50 millones de toneladas y, en cambio, Latinoamérica apenas estará llegando a las 3 millones de toneladas en el mismo lapso de tiempo, teniendo todos los recursos naturales, humanos y económicos para hacer lo propio. 

El crecimiento es tan desproporcionado, que la región de Latinoamérica se ha convertido en una de las principales importadoras de los commodities de la acuicultura que ahora produce Asia. De tal manera que, Latinoamérica no solo no produce lo suficiente, sino que tiene que importar el déficit de pescados y mariscos que demanda su población con productos asiáticos que se podrían producir fácilmente en diversas zonas rurales de la región latinoamericana.Al final de cuentas, este desdén de gestión política termina ocasionando pobreza en el campo, inseguridad alimentaria, desarraigo de poblaciones rurales por falta de empleo,  migración hacia cinturones de miseria en la grandes ciudades o en otros países, y desnutrición y obesidad; con el consecuente problema de salud crónica con enfermedades derivadas de esta condición como diabetes, hipertensión, y otras afecciones cardiovasculares, lo cual terminará empobreciendo aun más a estos países por el elevado gasto que representa la atención pública de estas enfermedades.

Es verdaderamente increíble las consecuencias que puede provocar una persona desubicada en un puesto público que no le corresponde.

La seguridad alimentaria se convierte en la seguridad nacional | Sin Comentarios

03 de octubre de 2016

Por: Artemia Salinas
Hace un par de semanas, José Villalón, Director de Sostenibilidad Corporativa de Nutreco, presentó una conferencia en el XI Simposio Centroamericano de Acuicultura, organizado por la Asociación Nacional de Acuicultores de Honduras (ANDAH), en Choluteca, Honduras, en donde habló sobre las perspectivas que tendrá la acuicultura en el contexto de la industria alimenticia mundial en las próximas décadas. 

Entre los puntos más sobresalientes de la plática se destacan los siguientes:

- Para poder alimentar a una población hambrienta de más de 9 billones de habitantes, en los próximos 40 años debemos producir una cantidad igual de alimento a la que la humanidad ha producido en los últimos 8,000 años. 

-  Sólo el 24 % de la superficie de la tierra está disponible para la producción de alimentos, lo cual no es suficiente para realizar esto.- Actualmente, la agricultura consume el 70 % del total del agua que consume la población mundial.

- La producción de carne de ganado vacuno genera 14 kg de CO2 por 1 kg de carne, a diferencia del salmón, el cual genera 2 kg de CO2 por 1 kg de carne.

Ante este panorama, está claro que la acuicultura tiene grandes oportunidades de posicionarse como una de las alternativas más viables para resolver cualquier crisis alimentaria que se presente en el futuro. Pero, ¿cuán expuestos estamos realmente a una crisis de falta generalizada de alimentos y, en tal situación, qué consecuencias habría?

Sin haber terminado de formular esta pregunta en mi mente, Villalón presentó una imagen que contenía un recorte de la revista “Scientific American” cuyo titular decía: “El cambio climático y el aumento de los precios de los alimentos agudizó la Primavera Árabe”, y más abajo explicaba:

“Los efectos del cambio climático sobre el suministro de alimentos exacerbaron las tensiones subyacentes que han conducido a la actual inestabilidad en Oriente Medio”, de fecha 4 de marzo de 2013.La siguiente imagen contenía un titular de “World Report” que se refería a cómo el cambio climático provocó la crisis en Siria.

“La falta de agua y una débil respuesta occidental ayudaron a desencadenar el caos en Siria”, decía la nota con fecha 13 de septiembre de 2013.Sean éstas o no las causas reales de estos conflictos, el sentido común nos dice que, ante una crisis de alimentos, cualquier conflicto bélico que ya esté presente con toda seguridad se va a recrudecer al llevar las acciones a situaciones extremas que pueden complicar los procesos de una posible solución, o terminar en lamentables genocidios que abochornarán la dignidad humana.

“Ante estas situaciones”, comentó Villalón, “la seguridad alimentaria se convierte en seguridad nacional, y la acuicultura puede ser una herramienta importante para generar esos alimentos que hacen falta, de una manera más eficiente, con menor consumo de recursos, y menor huella de carbono que como lo hacemos ahora”.

Archivo

2017


2016


2015


2014


2013


2012


2011


2010


2009




Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones