Panorama Acuicola 

English | Español

Impacto económico y social de la producción de pez basa Pangasius hypophthalmus en México

Artículos y entrevistas01 de diciembre de 2014

La producción de pez basa o Pangasius en México es factible en la zona sur del país, pues se encuentra a la misma latitud que Vietnam, el lugar de origen de dicho pez.

Por Diego Esteban Platas Rosado1, Luis González Reynoso2 y Francisco Javier Luna3

La acuicultura es la forma más adecuada de satisfacer la demanda de alimentos acuáticos en el mundo, ya que la pesca alcanzó hace años su máximo de producción. Para abastecer al mercado actual y prever el cumplimiento de las necesidades del futuro, la industria necesita establecer una lista de especies que puedan ser producidas a escala comercial de manera económica, y que al mismo tiempo tengan una buena aceptación por parte de los consumidores.

El pez basa Pangasius hypophthalmus es un producto que satisface estas necesidades. Asimismo, en México ya se encuentran bien establecidos el mercado y la demanda de basa. Esta especie presenta muchas características favorables para su cultivo, tales como la temperatura del agua que este pez necesita, las horas luz que requiere y los parámetros de la calidad del agua, así como una industria bien establecida de producción de materias primas como son los forrajes y granos necesarios para su alimentación.

México es el segundo importador más grande del mundo de filetes de basa; en 2013, se importaron cerca de 127 mil t de filete; se calcula que en 2014, esta cantidad aumentará a 150 mil t.

Si se tiene en cuenta de que se necesitan 3 kg de peso entero para producir 1 kg de filete, entonces el país está importando unas 381 mil t de este pescado entero, provenientes de Vietnam. Considerando una productividad del jornal de MX $150 (USD $11.12) diarios durante seis días a la semana, se estaría hablando de un salario por trabajador de MX $46,800 (USD $3,467), un salario medio rural en el sur de México. Si se puede asumir un precio nacional promedio de MX $40/kg de pez entero, los cálculos arrojan un promedio de 325 mil empleos que México está creando en Vietnam y no dentro del país.

La Jornada Nacional contra el Hambre, principal política de la presente administración mexicana, requiere de propuestas innovadoras que conlleven el alcance de ciertos objetivos de manera eficiente, con un impacto social positivo y de manera sustentable, respetando los recursos naturales. La acuicultura familiar podría ser un instrumento estratégico para lograr este fin.

 

Opción sostenible

Actualmente, los cultivos de algunas especies de plantas son menos rentables que antaño (como la caña de azúcar, por ejemplo), por lo que se hace necesaria la diversificación productiva en las tierras cultivables. La acuicultura es una buena alternativa para los productores, ya que media ha dedicada a la cría de especies como el Pangasius se pueden obtener más de 10 t de producto final.

Con un precio al público de MX $40 (USD$ 2.97) /kg, el cultivo de este pez dejaría MX$ 200,000 (USD$14,815) netos de ganancia por familia al año. En Vietnam, la mayor parte de las granjas de Pangasius cuentan con menos de 0.5 ha de terreno.

El cultivo de esta especie también es una buena opción en los sistemas de producción de traspatio para autoconsumo y venta local, además de ser una actividad que puede ser desarrollada por todos los miembros de la familia, incluidos los niños.

Además del impacto social con respecto a la creación de empleos y el aumento en los ingresos anuales por persona, la producción y posterior consumo de Pangasius tendría un efecto muy positivo en la nutrición, debido a un posible incremento en el consumo de proteínas provenientes del pescado en las zonas urbanas, así como en poblaciones de escasos recursos económicos, pues éste se convertiría en un producto accesible, de alta calidad nutritiva y a precios menores.

El impacto ambiental por el cultivo de Pangasius es prácticamente nulo, ya que este pez no se reproduce más que por inducción, por lo que no se corre riesgo alguno en caso de algún escape a espacios abierto, por lo que no representa ningún peligro para los ecosistemas del sur de México. Además, el agua utilizada en su cultivo puede ser reutilizada en el riego agrícola y pecuario.

 

Características de Pangasius Hypophthalmus

El Pangasius tiene todas las características para ser una especie de cultivo acuícola exitoso. Crece rápidamente y es tolerante a altas densidades de cultivo; resistente a aguas de baja calidad, puede respirar oxígeno de la atmósfera y no sufre de enfermedades catastróficas. Su reproducción es controlada y totalmente manejable por al acuicultor, pues debe ser llevada a cabo en un laboratorio; esta especie alcanza su madurez sexual a los 2 o 3 años, mucho después de ser cosechado, por lo que está científicamente garantizado que no es una especie invasiva.

El producto final puede ser fácilmente comercializado en forma de filete; su carne es blanca, con sabor y textura suaves, muy bien aceptados por el consumidor. Asimismo, el Pangasius es una especie cuya producción resulta sumamente económica, ya que no requiere de grandes cantidades de harina de pescado en su dieta. Por todo esto, la producción de esta especie es una actividad considerada como sostenible.

 

Posible mercado

El Pangasius ha tenido un sorprendente éxito como especie acuícola comercial. Sus niveles de producción y distribución en los mercados globales son similares a los de otras especies top de cultivo, tales como la tilapia (Oreochromis niloticus), el camarón blanco (Litopenaeus vannamei) y el salmón (Salmo salar). Mientras que los mercados globales para estas especies han ido desarrollándose y madurando durante los últimos veinte años, la acuicultura de Pangasius ha tenido un gran aumento durante sólo la última década.

El Pangasius es nativo del sureste de Asia, ya que más del 90% de la producción comercial de esta especie se da en Vietnam; este país aumentó su producción en los últimos 10 años, pasando de 10 mil t a 1.3 millones de t de 2003 a 2013, las cuales generaron exportaciones por más de USD $1,000 millones al año (fig. 1).

Gracias al éxito comercial de esta especie, otros países asiáticos con clima tropical están adoptando o aumentando su cultivo. Actualmente, no existe producción a nivel comercial de esta especie en el hemisferio occidental, y en el mundo se producen entre 2 y 3 millones de t al año (fig. 2).

En Vietnam, se reportan producciones de 250-500 t/ha. A pesar de estos impresionantes números, se debe entender que los acuicultores producen Pangasius en estanques de 4-6 m de profundidad. Si se toma en cuenta la producción por m3, la cantidad se reduce a 60-80 t/ha/m. Sin duda, estos números siguen siendo impresionantes; la razón principal de esto es que se pueden producir grandes cantidades de Pangasius en espacios pequeños, ya que el pez es capaz de respirar oxígeno de la atmósfera, además de que es una especie muy tolerante a altas densidades.

Los principales mercados de Pangasius fuera de México se encuentran en Europa (tanto occidental como oriental), los EE.UU. y Rusia, aunque este producto se exporta a más de 100 países alrededor del mundo. Los mercados de Pangasius que han mostrado un mayor crecimiento en los últimos años son Centro y Sudamérica.

Actualmente, México es el segundo país importador de Pangasius en el mundo, con un volumen de importaciones de más de 100 mil t anuales; sin embargo, se prevé que pronto rebase las 150 mil t/año (fig. 3); otros países latinoamericanos como Colombia, Brasil y Costa Rica han mostrado un notable incremento en años recientes (fig. 4), siendo estos mismos países reconocidos como productores a gran escala de tilapia, tanto para consumo interno como para exportación.

En México y el resto de Latinoamérica se tiene ya la experiencia e infraestructura para competir en los mercados acuícolas, tanto nacionales como internacionales. El Pangasius vietnamita se consume en grandes cantidades en los EE.UU. y la mayoría de los países de Latinoamérica. En estos mercados, debe ser posible competir con Pangasius del mismo modo como se compite con la tilapia y el camarón.

Para la producción comercial de Pangasius en México, sólo se necesita la liberación de permiso para su cultivo comercial por parte de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), dado que en la actualidad esta especie se considera un pez de ornato. Además, se requiere de un centro nacional de reproducción, financiamiento, capacitación y asesoría técnica, canales de comercialización, entre otros detalles. Sin embargo, como éste es un producto altamente rentable y de fácil producción, la iniciativa privada y los pequeños productores podrían absorber la inversión fácilmente.

 

1Diego Esteban Platas Rosado es profesor investigador del Colegio de Postgraduados del Campus Veracruz, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, Presidente y RNG del Sistema Producto Tilapia Veracruz y Presidente de la Unión Nacional de Acuacultores.

2Luis González Reynoso es colaborador en la Estancia Postdoctoral en el colegio de Postgraduados Campus Veracruz.

3Francisco Javier Luna es Gerente Nacional del Sistema Producto Escama y Exgerente del Sistema Producto Tilapia Veracruz.

 



Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones