Panorama Acuicola 

English | Español

Maricultura costera en Colima, México: en plan grande

Artículos y entrevistas01 de agosto de 2014

Con el Plan Para el Desarrollo de la Maricultura para el Estado de Colima (PLAMEDEC), se espera explotar de manera sustentable los recursos naturales de este pequeño estado, ayudando al sector pesquero a dar el siguiente paso en el desarrollo de la actividad pesquera y acuícola.

Por Fernando Hernández Becerra

Un tanque de gasolina es suficiente para recorrer en automóvil todo el litoral del estado de Colima. Entre plantaciones de mango, papaya, piña, plátano y limón, mientras se recorren las carreteras del estado número 28 en extensión territorial del país, se descubren cada vez más granjas de maricultura.

Los 157 km de litoral de este estado no se comparan a los 2,131 de BCS. Sin embargo, el 2% de la producción acuícola nacional que aporta este pequeño estado, con sus más de 33 mil t anuales, podría incrementarse con la implementación del Plan para el Desarrollo de la Maricultura para el Estado de Colima (PLAMEDEC), único en su tipo en el país.

El momento es clave para que el PLAMEDEC ponga a Colima en plan grande. “Las condiciones climáticas nos ayudan ya que el clima es estable”, comenta Luis Miguel Ávila Tamayo, biólogo pesquero dedicado desde hace 16 años a la larvicultura de camarón y su cultivo en fase de reproducción. “Nuestras unidades de producción son más pequeñas, la tecnología es mucho más avanzada que en el resto de la República, pues las granjas se abastecen de pozos profundos. Hay ciertos elementos que nos permiten ser menos vulnerables a los problemas patológicos presentados en otros puntos de la República”.

Más empresarios que pescadores

A la orilla de un estero, José Rosario Cisneros Gómez, presidente de la Sociedad Cooperativa de Pescadores del Paraíso de Armería, convive con sus colegas mientras prepara tilapia asada. Muestra orgulloso el centro de acopio, terminado en mayo de 2014 en El Paraíso, municipio de Armería. “Todavía huele a nuevo”, comenta al abrir la gruesa compuerta del congelador de pescado, en medio de la sala de eviscerado y de la máquina de hielo. Con el PLAMEDEC, se dieron las condiciones para construir el Centro de Acopio de Productos Pesqueros y Red en Frío, con una inversión de MX$3.3 millones. El inmueble incluye estacionamiento, centro de acopio y proceso, centro de exhibición y venta al público, cuarto frío, máquina para hielo, cuarto de máquinas, purificador de agua, mesas de trabajo, tinas de lavado, instalaciones sanitarias eléctricas e hidráulicas; el objetivo de la cooperativa es darle valor agregado a su pescado (friseado, fileteado, eviscerado y congelado).

Con siete años al frente de la cooperativa, José Rosario, conocido como “Chayo”, asegura que en 2014, tras un compromiso hecho por el comisionado de la CONAPESCA, Mario Aguilar Sánchez, recibirán recursos para la construcción y vertimiento de arrecifes artificiales en la costa de El Paraíso, que permitirán la restauración del lecho marino (Colima solía contar con arrecifes rocosos naturales; con el crecimiento del puerto, éstos fueron destruidos por el tráfico de embarcaciones y la acumulación de sedimentos extraídos para los muelles y vertidos en los bancos naturales).

Además de incluir en sus estrategias el impulso al desarrollo de las pesquerías a través de cultivos tecnificados mediante la instalación de jaulas marinas para engorda de peces y organismos bentónicos, la primera etapa del PLADEMEC elaboró el Proyecto de Mejoramiento de ambientes marinos en el Paraíso, que busca el establecimiento de una planicie arrecifal de fondo marino de 100 ha, con un presupuesto de MX$5 millones.

Veinte años de esfuerzos

En 1991, el entonces delegado federal de pesca, Pedro Figueroa Fuentes, propuso la instalación de estructuras arrecifales para dar descanso al lecho marino, fundamental en el proceso biológico de muchas especies y que actualmente se encuentra muy deteriorado. “Hemos sido pioneros, con la instalación de 900 estructuras en 2007”, señala Pedro, quien administra su propia granja acuícola. “Ahora se vuelve a insistir en los arrecifes, porque sirven”.

Chayo coincide: “A futuro la cooperativa tendrá un progreso muy grande; nosotros nos vemos, no como pescadores, sino como empresarios. Si este proyecto se hiciera, el cambio sería más rápido”.

Capacitación, punto importante

Los pescadores agremiados en la cooperativa recibieron el Diplomado en Desarrollo de competencia de Técnico-operario para el fortalecimiento de la Maricultura en el Estado de Colima, en convenio con la Universidad de Colima, a través de la Facultad de Ciencias Marinas. “Para nosotros fue importantísimo el curso”, asegura Chayo. En esto concuerda Juan Campos Cárdenas, Presidente de la Federación de Pescadores del Estado de Colima: “Salimos con muy buen sabor de boca, todos mis compañeros salieron maravillados, contentos por este diplomado, fue impartido por la Universidad de Colima, por doctores, por maestros, con doctorados, maestrías en educación, en patología marina, en muchas cosas. Tuvimos cursos de desarrollo de capacidades, hubo mucho”. Además de este diplomado, con gestiones de la Secretaría de Desarrollo Rural ante la Secretaría del Trabajo, tuvieron lugar dos cursos de construcción de jaulas para engorda de camarón en la Laguna de Cuyutlán, donde participaron 50 pescadores laguneros.

Para Juan Campos, a pesar de este avance, hace falta capacitación en el sector pesquero. “Quiero hacer hincapié en que al pescador se le tiene que capacitar para incursionar en esta nueva actividad, que es una actividad probada, con tecnologías aplicables y con muy buenas perspectivas”. Por su parte, Pedro Figueroa agrega que el complemento esencial es el conocimiento. “Si no hay laboratorios suficientes que se dediquen a investigar, a tener líneas de investigación sobre especies susceptibles de engorda en jaulas, los 17 estados con litoral fracasaremos”, asegura.

Los cambios con el PLAMEDEC son visibles. Por ejemplo, la Cooperativa Pesquera de La Culebra va por su segundo ciclo de producción de camarón en jaulas en Colimilla, y está por lanzarse un proyecto de nueve jaulas de 8 m de diámetro por 8 de profundidad para el cultivo de camarón. “Estamos esperando a que pase la temporada de ciclones para seguir demostrando que la maricultura es la pesca del futuro”, asegura Juan Campos. Además, a las 33 cooperativas que agrupa la Federación de Pescadores del Estado de Colima, se incorporarán otras nueve.

Del asistencialismo al emprendurismo

Panorama Acuícola Magazine tuvo la oportunidad de entrevistar al Secretario de Desarrollo Rural del Estado de Colima, el Ingeniero Adalberto Zamarroni Cisneros. En el marco del nombramiento de esta entidad como el estado con las mejores condiciones para crear negocios a nivel nacional, el funcionario asegura que ahora se tiene la opción de atraer inversión que permitirá desarrollar el litoral, así como de implementar proyectos productivos y además les dé mayor oportunidad de desarrollo a los pescadores colimenses.

Panorama Acuícola Magazine (PAM)- ¿Qué pasaba en Colima antes de este Plan?

Adalberto Zamarroni Cisneros (AZC)- En Colima, como en gran parte del país, la pesca había sido un sector reprimido y con falta de atención en el ámbito del desarrollo; al inicio del sexenio del gobernador Mario Anguiano Moreno, era un sector que optaba por el asistencialismo, es decir, buscaban acciones como despensas, y obviamente realizaban actos de presión, porque ellos manifestaban que había diferentes factores que no les permitían llevar a cabo una actividad realmente productiva y sustentable.

Hace casi cinco años, por indicaciones del gobernador Mario Anguiano (quien incluyó la maricultura en su Plan Estatal de Desarrollo), nos dimos a la tarea de impulsar de manera decidida el ámbito del sector pesquero en Colima, no solo desde el ámbito productivo, sino también desde el sustentable, donde pudiéramos obtener oportunidades para los pescadores, siempre cuidando el ambiente y mejorando la calidad de vida de la gente que se dedica a esta actividad.

PAM- ¿Cómo se cuida el ambiente en esta industria?

AZC- A través del PLAMEDEC, llevamos a cabo una serie de acciones: desde saber en qué lugares podemos llevar a cabo una actividad pesquera; de qué manera tener actividades para producir especies como pepino de mar o algunos otros crustáceos que existen en nuestro litoral; hasta la capacitación para orientar a los productores en proyectos que no conlleven la extracción de peces, como la implementación de jaulas marinas que nos permitan el cultivo de manera controlada de camarón, pargo y huachinango.

PAM- ¿Ha sido fácil implementar este programa?

AZC- Al principio, como en todos los programas, los pescadores tienen cierto escepticismo pues están acostumbrados a cierto tipo de gestión. Ahora se acercan a plantear proyectos y alternativas que hemos tenido la oportunidad de apoyar desde el ámbito de la concurrencia de recursos, pero también con recursos de origen puramente federal. Más aún, preocupados por el hecho de fortalecer a la cadena productiva de la pesca y la acuicultura, hemos implementado proyectos de valor añadido (restaurantes, turismo, enlatado, fileteado, friseado y eviscerado de pescados), entre muchos otros.

Estudio del potencial productivo

A la par del PLAMEDEC, el secretario de Desarrollo Rural informó que se encuentra casi terminado el Estudio del Potencial Productivo “Análisis de aptitudes para el desarrollo sustentable de la acuicultura en el Estado de Colima: situación actual, potencial disponible, alternativas de planeación y ordenamiento”, documento realizado por el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, SC, a través del Fondo Mixto CONACyT-Gobierno del Estado de Colima.

PAM- ¿Cuál es la importancia de tener un instrumento como el potencial productivo?

AZC- El Gobierno del Estado se preocupa por conocer nuestras opciones de desarrollo de especies para acuicultura y pesca, no sólo en el litoral, sino en nuestra parte continental; hemos trabajado desde el inicio en la identificación de las mejores características de vocacionamiento, tanto de los suelos como del mar en nuestra entidad. Esto no es más que un instrumento que nos permite identificar los mejores lugares para llevar a cabo la producción: podremos llevar a cabo, de manera más asertiva, las inversiones y el desarrollo de empresas en zonas en donde las características del suelo, climatológicas y del agua, permitan un mejor desarrollo de los organismos. Esto permitirá a los productores tener una certeza en la producción de su actividad y en sus inversiones.

PAM- ¿Tiene algún comentario final?

AZC- Quisiera agradecer y reconocer el trabajo de la Fundación Produce Colima, A.C., pues gracias a su colaboración con el Gobierno del Estado, es que se ha podido llevar a cabo el PLADEMEC, así como la elaboración de la Manifestación de Impacto Ambiental Modalidad Regional, la cual incluye los 157 km del litoral costero del estado. Deseo invitar a todos los inversionistas, tanto locales como regionales, para que desarrollen proyectos productivos de envergadura importante en Colima, ya que tenemos las mejores condiciones para ésta y muchas otras industrias productivas. 



Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones