Panorama Acuicola 

English | Español

Artículos y entrevistas

Cambios en la mortalidad durante el estadio larval de Litopenaeus vannamei en base a la densidad de alimento larval

01 de febrero de 2017


La selección adecuada del alimento, especie y dosis en los laboratorios de larvas de camarón es crucial para el buen desarrollo de los organismos y para reducir la tasa de mortalidad en las etapas tempranas.

Alfredo Pérez-Morales1,2, Christine J. Band-Schmidt2 y Sergio F. Martínez-Díaz2

En México, el cultivo de camarón es una industria altamente rentable y desarrollada, sobre todo en los estados del noroeste del país como Sinaloa, Sonora, Baja California Sur y Nayarit. La principal especie cultivada es el camarón blanco del Pacífico Litopenaeus vannamei (Boone 1931). Con el tiempo, se han desarrollado diversas técnicas intensivas de cría y cultivo, desde las etapas de postlarvas a adultas. Sin embargo, las etapas larvales de zoea presentan una alta tasa de mortalidad debido al inicio de la alimentación fitoplanctófaga, principalmente por una inadecuada selección de las especies de microaglas y las densidades de células en la alimentación en los laboratorios de larvas. Actualmente, diversas algas son utilizadas como principal fuente de alimento en la larvicultura. Para lograr un uso adecuado, se deben considerar varias características como la composición bioquímica (ácidos grasos, aminoácidos, vitaminas y enzimas), la digestibilidad y el tamaño. Entre las algas comúnmente utilizadas se encuentran Isochrysis Chaetoceros, Thalassiosira, Tetraselmis, Skeletonema, Chlorella y Dunaliella. En México, las más utilizadas son Chaetoceros calcitrans y Tetraselmis suecica. El suministro de estas microalgas, sin cuantificar la densidad celular, es una práctica común que puede provocar altas tasas de mortalidad en la etapa zoea. Por ello, este estudio tuvo el objetivo de cuantificar los cambios en las tasas de mortalidad en la etapa zoea de L. vannamei alimentados con C. calcitrans y T. suecica a diferentes densidades celulares.
Cultivo de microalgas Las cepas de microalgas utilizadas como alimento, C. calcitrans (8-12 µm) y T. suecica (30-35 µm) se cultivaron a 23 ± 1 ºC, pH 8.0 ± 0.1, 37 ± 1 ups* con fotoperiodos de 12:12 e iluminación artificial de 150  µmol m-2 s-1, en botellas de 2 litros. Se mantuvo aireación suave y cultivos semicontinuos, utilizando medio f/2. En el caso del cultivo de C. calcitrans, se añadieron silicatos. Ambas cepas se cultivaron durante varias semanas antes de los ensayos. La densidad celular se estimó a través de conteo directo. 
Larvas de L. vannameiTres lotes de nauplios de L. vannamei fueron donados por un laboratorio local. En el laboratorio, los tres lotes se mezclaron para eliminar el efecto causado por la progenie. Los nauplios de etapa III (N III) se mantuvieron en la obscuridad, a temperatura ambiente (26ºC). Para seleccionar los nauplios para los ensayos, se verificó su vitalidad náutica observando su atracción a la luz. Aquellos que nadaron vigorosamente se consideraron buenos candidatos para el ensayo. Ejecución de bioensayos Los nauplios seleccionados se incubaron en placas de poliestireno de 48 pozos, añadiendo un nauplio por pozo. En cada pozo, se agregó un mililitro de C. calcitrans con diferentes densidades celulares (0.045, 0.09, 0.25, 0.75, 2 y 4 x106 células ml-1) o T. suecica (60, 90, 125, 180 y 250 x103 células ml-1). Cada conjunto de nauplios se incubó por triplicado a 23ºC y 37 ups. Para los ensayos con C. calcitrans, se utilizaron 864 nauplios y 6 densidades celulares diferentes por triplicado con 48 nauplios por placa. Para los ensayos con T. suecica, se utilizaron 720 nauplios y 5 densidades celulares por triplicado con 48 nauplios por placa. Se monitorearon las placas diariamente y se cuantificó la sobrevivencia de L. vannamei. La identificación de las etapas larvales se realizó con base en lo reportado por Kitani (1986). El ensayo terminó cuando los nauplios llegaron a la fase de mysis (M I). 
Resultados La etapa zoea I se observó al tercer día de la prueba, mientras que la etapa mysis I se identificó al final del sexto día en ambos ensayos. Se observaron diferentes tasas de mortalidad entre las diferentes algas suministradas como alimento (Figura 1). En el caso de la C. calcitrans, se registró una mayor tasa de mortalidad (≈60 %) con una densidad celular de 4x106 ml-1, mientras que las densidades 0.045, 0.09 y 2.00 x106 ml-1 mostraron tasas de mortalidad cercanas a 40 %. La densidades 0.25 y 0.75 x106 ml-1 mostraron las menores tasas de mortalidad (≈15 %).En las pruebas con T. suecica, la densidad celular de 250x103 ml-1 registró una tasa de mortalidad del 100 % al finalizar la prueba, mientras que tasas de mortalidad más bajas (≈25 %) se registraron para las densidades celulares de 60 y 90 x103 ml-1. 
C. calcitrans vs T. suecicaLas tasas de mortalidad fueron mayores en las larvas alimentadas con T. suecica, en comparación con aquellas con C. calcitrans. Resultados similares se han reportado para otras especies de camarón como Penaeus japonicus, P. semisulcatus y P. monodon. En el 2006, Piña et al. observaron mortalidades del 100 % cuando se alimentaron larvas zoea II de L. vannamei con T. suecica. De igual forma, reportaron una mayor sobrevivencia y crecimiento, y organismos más largos, cuando se utilizó C. muelleri como alimento, en comparación con T. suecica o Isochrysis galbana a densidades entre 0.1-0.2 x106 ml-1. El rango óptimo para el suministro de C. calcitrans como alimento para larvas de camarón en etapa zoea se identificó entre 0.25-0.75 x106 ml-1 células por ml-1, resultados que difieren a aquellos de Godínez et al. (2005), quienes establecieron como densidad óptima 0.09 x106 ml-1.Las microalgas son la principal fuente de proteína, lípidos y carbohidratos en la etapa zoea de las larvas de camarón, y los nutrientes más importantes que afectan el desempeño de las larvas son los ácidos grasos poliinsaturados. Se ha reportado que existen diferencias nutricionales entre las diatomeas (C. calcitrans) y las clorofitas (T. suecica), como puede observarse en la Tabla 1. En cuanto al contenido de vitaminas, Chaetoceros mulleri tienen una mayor proporción de tiamina (B1), en comparación con Tetraselmis spp, ≈125 µg g-1 y ≈109 µg g-1, respectivamente. Sin embargo, Tetraselmis spp. tienen un contenido más alto de otras vitaminas esenciales como A, B12, C. Adicionalmente, es común detectar contenidos superiores de EPA y ARA en C. calcitrans, en comparación con T. suecica. Estas diferencias pueden explicar en parte las mayores sobrevivencias observadas con C. calcitrans en el estudio. La estructura del tracto digestivo en los crustáceos es similar; sin embargo, las respuestas a nutrientes específicos difieren ampliamente entre especies. En el caso de los camarones peneidos, el sistema digestivo no tiene un “molino gástrico” (gastric mill) durante las primeras etapas larvales, por lo que los nutrientes son asimilados a través de enzimas liberadas por el divertículo del intestino anterior, y en menor medida por el hepatopáncreas. Por esta razón, las enzimas digestivas de larvas de L. vannamei pueden asimilar más nutrientes de las diatomeas que de las clorofitas, principalmente por las diferencias intrínsecas entre los dos grupos de algas. La fisiología digestiva de los L. vannamei está regulada por una relación directa entre las partículas en suspensión disponibles como alimento, las tasas de alimentación y filtración, y el tiempo de retención en el tracto digestivo. Los resultados del presente estudio indican que densidades celulares inferiores a las óptimas pueden ser insuficientes para el metabolismo y una tasa de crecimiento adecuada. Además, las densidades celulares superiores al valor óptimo pueden inducir una mayor ingestión de partículas y disminuir el tiempo de retención en el tracto digestivo, minimizando la asimilación de nutrientes e incluso provocando la muerte en larvas zoea por inanición. 
Conclusión Los resultados mostraron mayores mortalidades en larvas de L. vannamei cuando se alimentaron con T. suecica, en comparación con C. calcitrans. Se demostró que cuando las larvas en zoea comienzan a alimentarse de fitoplancton, son altamente susceptibles al tipo de microalga y a la densidad celular suministrada, lo cual afecta significativamente la sobrevivencia de larvas de L. vannamei. En los laboratorios de larvas comerciales en México, las dietas monoalgales son una práctica común, por lo que la selección de las especies y la densidad celular apropiadas son fundamentales para reducir la tasa de mortalidad en la etapa zoea. 


*ups, unidades prácticas de salinidad (equivalente a ppt)
1Centro Universitario de Investigaciones Oceanológicas, Universidad de Colima, Manzanillo, Colima, México 2Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas, Instituto Politécnico Nacional, Departamento de Plancton y Ecología Marina, La Paz, Baja California Sur, México
Pérez-Morales, A., Band-Schmidt, C., Martínez-Díaz, S. (2016). Changes in mortality rates during the larval stage of the Pacific white shrimp (Litopenaeus vannamei) on the basis of algal (Chaetoceros calcitrans or Tetraselmis suecica) food density. Ecosistemas y Recursos Agropecuarios 3(9):415-420,2016

Archivo

2017


2016


2015


2014


2013


2012


2011


2010


2009


2008


2007


2006




Boletín de noticias


Design Publications

Contenido

Servicios en línea

Redes sociales

Otras publicaciones